Condecir el equilibrio ambiental, la equidad social y la rentabilidad. ¿Reto o utopía?

Convenir, concertar o guardar armonía entre el equilibrio ambiental, la equidad social y la rentabilidad, parece poco menos que una utopía, un tema como de agua y aceite que literalmente ejemplificaría ambiente y economía. Muy positivamente se podría decir que es un reto en el mundo actual en el que se está sopesando y resintiendo los efectos de siglos enteros, en los que la inercia de la productividad y el consumo parecen tener un cauce indetenible. En otras palabras, no estamos hablando más que del desarrollo sustentable.

Como se ha revisado a lo largo de esta asignatura, el acceso a las fuentes de energía ha sido una búsqueda alquimista de la productividad en los últimos cuatro siglos, misma que ha ocasionado significativos efectos ambientales y sociales.

Acentuado en el actual contexto del Cambio Climático, la variable ambiental y la variable energética se funden un una misma ecuación, cuyo rumbo puede ser determinante en el presente siglo, ya que, en nuestra llamada civilización industrial, se depende aún de los combustibles fósiles que son los más grandes emisores de dióxido de carbono (CO2), (carbón, gas y petróleo), con especial énfasis en el petróleo, como fuente de energía primaria que a la postre es el más importante de los gases efecto invernadero.

La historia en estos temas nos remite inevitablemente a la Revolución Industrial, en la cual se empezó a alterar significantemente el equilibrio ecológico, dando paso al calentamiento global como un problema.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el petróleo crudo pasó a sustentar el exponencial crecimiento económico-industrial del primer mundo. La abundancia de este recurso y el bajo costo por el que podía ser adquirido, lo hacían aún más atractivo, por lo menos durante tres décadas.

El petróleo ha llegado a convertirse en el componente más importante como fuente energética mundial, con el 40% de toda la energía empleada, es decir, casi la mitad del mundo se mueve gracias al petróleo. Ante ello, esta demás hablar sobre la importancia económica y social que representa, aunque no lo sea en materia ambiental. Este planteamiento nos remite nuevamente a la idea de que, sí es posible condecir el equilibrio ambiental, la equidad social y la rentabilidad, ya que el cuidado del ambiente va en sentido contrario a la renta.

Entonces, ¿qué podemos hacer?, si el 85% de las necesidades energéticas del mundo son cubiertas por combustibles fósiles (petróleo, gas natural y carbón), principales emisores de CO2; y más aún, si la demanda de energía seguirá aumentando debido a que el modelo económico predominante en el mundo, (en un entorno globalizado) estimula cada vez más altos estatus de vida para una población mundial también en aumento, en un contexto donde la mayor parte de la población mundial es pobre y está en una búsqueda constante de salir de la pobreza y el subdesarrollo, y la minoría rica procurará mantener o aumentar su alto nivel de vida y alcance de satisfactores.

El principal punto de análisis debería ser que, de seguir con esta tendencia en las próximas décadas, se continuará dependiendo de los combustibles fósiles, particularmente del petróleo. Se estima que entre 2004 y 2030 el consumo de energía a nivel mundial se incrementará en un 57%17 y el consumo de petróleo aumentará en varios millones de barriles al día. En contraparte, las energías renovables representarían un bajo porcentaje del abastecimiento energético.

Ante estos posibles escenarios, es claro que se debe apostar por las energías renovables o también llamadas limpias. Jefes de estado en los últimos años han procurado un discurso ambientalista en pro de las energías "limpias" para enfrentar el cambio climático.

Lo anterior actualmente resulta poco eficiente en la práctica, y sobre todo poco rentable; quizá a lo más que podremos aspirar en el caso del transporte, es a que se desarrollen vehículos que ofrezcan un mejor rendimiento por litro de combustible, lo que nos plantea un escenario donde el periodo de transición para pasar de fuentes de energía hechas a base de petróleo, a una nueva era de energías limpias, podría durar décadas. Con lo cual, como ya se dijo, el uso del petróleo y combustibles fósiles aumentaría, ya que las medidas paliativas no son suficientes ante la amenaza y efectos contaminantes que degradan el planeta.

Ante estos escenarios, la realidad nos habla de que los avances y esfuerzos que se han realizado por diversificar las fuentes de energía a nivel mundial, no son suficientes o no encuentran el cauce correcto para ser desarrollados; ya que, se sigue y se seguirá dependiendo de los combustibles fósiles, por lo menos hasta mediados del presente siglo y probablemente más.

En esta época unos de los temas más comunes en espacios académicos son globalización, calentamiento global, la equidad social y la sustentabilidad, variables de mucho alcance, de difícil conciliación entre ellas, pero indisolublemente relacionadas. Las fuentes de energía como hace cuatro siglos, siguen siendo una de las principales razones del problema ambiental. La relación economía-ambiente-equidad social está más efervescente que nunca, un verdadero dilema, ya que las llamadas de alerta ante la crisis ambiental y social están pasando a ser un caos ambiental que conlleva el colapso del planeta.

En cuanto a lo anterior, Leticia Colín opina: “La causa mayor del deterioro continuo del medio ambiente global es el insostenible modelo de producción y consumo, particularmente en los países industrializados. En tanto que en los países en desarrollo la pobreza y la degradación ambiental están estrechamente interrelacionados”

La denominada eco-eficiencia plantea la reducción del impacto ambiental negativo y el desarrollo integral de los recursos humanos, así como de la comunidad local con aspiraciones a un crecimiento económico con aumento de la productividad con equidad social y equilibrio ecológico.

La eco–eficiencia por tanto, busca reducir materiales en la elaboración de productos, incrementando su durabilidad y rentabilidad por medio de recursos renovables que propicien el reciclaje y reduzcan el consumo energético en su fabricación. Por tanto, en las estrategias de las empresas deben integrarse estos conceptos de forma tal que lejos de ser una desventaja sean una ventaja competitiva sostenible a sus productos.

La necesidad de incorporar el análisis de la sustentabilidad en las organizaciones.

En las últimas décadas, la sociedad en su conjunto ha sido testigo de muchos cambios sociales, económicos, culturales, científicos y tecnológicos. Ante tanta dinámica parecieran ser ignorados ciertos valores fundamentales como son la ética y la responsabilidad social, que son de gran importancia para el desarrollo y la sustentabilidad. Parecen quedar marginados a pesar de la importancia que revisten tanto en lo individual como en lo colectivo.

Los distintos actores sociales deben desempeñar sus responsabilidades con plena conciencia y praxis de estos valores. En las organizaciones desarrollar la ética y la responsabilidad social no es tarea fácil, ya que requiere una perspectiva sistémica con relación a uno mismo y a la realidad en su conjunto.

Toda actividad humana implica considerar las interacciones de beneficio y perjuicio. Es de interés no sólo para los mismos actores empresariales y sociales, sino también para la comunidad nacional e internacional tener organizaciones de empleadores y de trabajadores fuertes, dinámicos y capaces de impulsar los cambios requeridos, con visión sustentable.

Los cambios arriba mencionados, están teniendo injerencia y deberían ser considerados en la toma de decisiones en las organizaciones, con un enfoque de racionalidad limitada con estrategias sustentables y de optimización de recursos procurando el menor daño y deterioro al ambiente.

Las organizaciones como un sistema humano incluyen clientes, propietarios, empleados, gobiernos, proveedores y competidores. Dicho sistema en aras de la sustentabilidad, debería procurar un equilibrio entre los objetivos económicos, medioambientales y sociales. La administración de cualquier organización debe estar consciente que tiene una importante responsabilidad en estos temas, por lo que su función no se limita solamente a lograr que la organización sea competitiva en términos económicos, si no que también debe procurar generar el máximo valor agregado y distribuirlo equitativamente entre sus integrantes.

La sustentabilidad en las organizaciones -en cuanto sus objetivos sociales-, debe plantearse contribuir al desarrollo integral de la sociedad a la que sirve en forma externa (clientes y la sociedad en su conjunto); y de manera interna, debe contribuir al bienestar y desarrollo humano de sus integrantes.


Las políticas ambientales: límites y contradicciones.

Las políticas ambientales son una forma reciente de tratar de solucionar los problemas del pasado que tiene la sociedad mexicana. Surgen conjuntamente con el grado y forma de actividad gubernamental y el nivel de responsabilidad del gobierno.

La pobreza y la injusticia social son la principal causa del deterioro ecológico; ya que el desarrollo económico y el medio ambiente son dos situaciones de un mismo problema, por lo que cada región debe tener la capacidad natural para aprovechar sus recursos naturales a fin de satisfacer las necesidades de su población y de los métodos para producir sus materias.

Los problemas de equidad relacionados con el medio ambiente son los de equidad inter-generacional, inherentes a cualquier asignación de recursos en el tiempo. Esta situación plantea problemas éticos fundamentales, ya que las generaciones futuras no pueden entrar a hacer valer sus preferencias, ni en las decisiones económicas ni en las políticas. Por éste motivo, la única solución real es la constitución de instancias institucionales del Estado y de la sociedad civil que, con fines no lucrativas representen a dichas generaciones.

El desarrollo sustentable tiene un importante significado político además de social. De acuerdo a Badii, M. H., J. Castillo, A. Guillen y J.L. Abreu15 La misión de las instancias políticas son:
1. Promover una transición al desarrollo sustentable. 2. Lograr el aprovechamiento duradero de los recursos naturales renovables del medio ambiente que consolide el desarrollo presente y futuro, permita una mayor calidad de vida para todos, propicie la superación de la pobreza, y contribuya a un crecimiento económico, basado en procesos productivos y tecnológicos que no degraden los recursos ni la calidad del ambiente. 3. Fomentar, por medio de la corresponsabilidad del gobierno y de la sociedad, prácticas productivas y de consumo que preserven el medio ambiente y que éstas se fundamenten en el aprovechamiento económico y el bienestar social con sustentabilidad.

En México, las políticas ambientales se aplican en dos vertientes diferentes:
1. Las políticas explícitas, la cuales tienen un carácter reactivo y se ejercen mediante medidas que tienen el objetivo de combatir las acciones que los agentes económicos llevan a cabo en su quehacer económico.
2. Las políticas implícitas subyacen en las decisiones que se toman para dirigir aspectos determinados de la economía y de la sociedad.
El propósito del tema sobre las estrategias de desarrollo sostenible a opinión de los partidos políticos, se centra en plantear la necesidad de integrar las distintas políticas en materia de sostenibilidad ambiental, a fin de conseguir apoyos a través de sus direcciones para asumir medidas objetivas y tangibles con el entorno y coordinar el compromiso de aquellos que manifiestan su entusiasmo y dedicación al problema ambiental.


Sin desarrollo social no hay viabilidad ambiental.
El problema del desarrollo sustentable involucra a la sociedad en su conjunto y a las instituciones que de ella surgen; no obstante, en la sociedad mexicana la indiferencia ha sido el punto de partida de dicha realidad.
El desafío es atender las necesidades actuales y futuras de la población. Para ello, la participación ciudadana es un requisito indispensable, en especial para construir nuevos estilos de vida. El objetivo del desarrollo sustentable es mejorar el nivel y la calidad de vida de la población, en la actualidad y en las generaciones futuras. Éste objetivo debe sustentarse en políticas integradas, que resuelvan necesidades básicas de las generaciones actuales, la capacidad de los sistemas naturales para lograrlo y cubran las necesidades de las generaciones futuras.

Las propuestas de parte del gobierno mexicano deben enfocarse a la producción y consumo sustentable, integrando políticas, no sólo económicas, sino también sociales y ambientales. Siendo la sustentabilidad la norma política de gobierno de la gestión pública.

Las ciudades se han caracterizado por la concentración de los medios de producción, de la población, de los recursos financieros, administrativos, políticos y de servicios. Si bien es cierto que las ciudades no son consideradas parte de la naturaleza, son dependientes de las condiciones ambientales, y no sólo del sitio o lugar en que se asientan, sino también de condiciones naturales externas a ellas.
En ellas se generan gran parte de los residuos contaminantes, demandan gran cantidad de recursos como: agua, combustibles, tierras y todos los bienes y materiales que requiere la sociedad. Asimismo, son importantes centros de degradación de recursos, existiendo una relación estrecha entre el desarrollo urbano y el desarrollo sostenible.

La equidad es un valor fundamental para construir sociedades ecológicamente justas y sustentables. Hombres y mujeres deben tener acceso a bienes y servicios básicos para lograr vidas productivas. La educación, la capacitación y el empleo son elementos fundamentales para el desarrollo y la equidad social. La garantía de acceso a los servicios es una función fundamental de los gobiernos del mundo.

La forma de medir el nivel de desarrollo de un país, es a través de indicadores, los cuales son fundamentales para evaluar, dar seguimiento y predecir tendencias de la economía, la sociedad, el desarrollo humano, entre otros, así como para medir el cumplimiento de metas y objetivos de las instituciones gubernamentales, ya que adscritos a una cultura donde el valor fijado a los objetos, logros o situaciones sólo adquiere sentido respecto a la comparación de otros contextos.

El papel de la OCDE en las Políticas de Desarrollo Sustentable

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es un organismo internacional de carácter rector, sobre temas de interés común y políticas públicas. Su enfoque es económico, social, ambiental y sobre temas de administración pública.
Los beneficios que ha tenido México al ser miembro de la OCDE son:
• Conocer detalladamente las acciones que han servido a otras naciones a alcanzar importantes avances en materia económica, social, ambiental, etc.
• Mejores métodos internacionales.
• Diálogo con países que cuentan con altos niveles de desarrollo y supervisión entorno de sus políticas económicas.
La organización proporciona un espacio para tratar sus experiencias políticas, respuestas a problemas en común, definir buenas prácticas y coordinar políticas nacionales e internacionales.
Uno de los principales objetivos de la OCDE es impulsar la prosperidad y a enfrentar la pobreza mediante del crecimiento económico, el apoyo financiero, el comercio, la inversión, la tecnología, la innovación y la colaboración.
La OCDE representa un acervo en estadística comparativa y de información económica y social, así como: cuentas nacionales, indicadores económicos, fuerza laboral, comercio, empleo, migración, educación, energía, salud, industria, impuestos y medio ambiente.

El papel del Banco Mundial en las Políticas de Desarrollo Sustentable

En esta última década, se han realizado avances importantes para mejorar el nivel de vida de la población mundial, no obstante, pese a ello, en algunos países aún se presentan obstáculos para el desarrollo sostenible, cultural y educacional.
Con la finalidad de resolver ésta y otra problemática, el Banco Mundial financia nuevos préstamos cada año con el propósito de mejorar la calidad de su asistencia, lo cual se refiere a un apoyo a los países más pobres, enfrentar la corrupción, implementar nuevas tecnologías y en garantizar que el desarrollo concuerde con las necesidades sociales y culturales de la población.
El Banco Mundial en unión con otras organizaciones -privadas, gubernamentales, multilaterales y no gubernamentales-, canaliza recursos para que se utilicen con eficacia en beneficio de los programas de desarrollo de los países solicitantes.
El Banco Mundial procura que los proyectos que financia no causen daños al medio ambiente natural. Todos los proyectos se someten a revisión para determinar si generan riesgos ambientales. Asimismo, realiza evaluaciones ambientales de los proyectos que pueden resultar perjudiciales e incluye medidas especiales en esos proyectos a fin de generar daños al medio ambiente. La preocupación constante por el medio ecológico ha sido incluida en forma permanente en todas las actividades del Banco Mundial, porque se parte de la experiencia demostrada que es más económico evitar daños ambientales que tener que repararlos.
Hoy en día, el Banco Mundial es el principal proveedor de financiamiento para proyectos ambientales que se enfocan en la contaminación y degradación de los recursos naturales. Asimismo, está apoyando a los gobiernos miembros a evaluar sus problemas y prioridades ambientales a través de programas de acción nacionales y estudios regionales sobre el medio ambiente. El Instituto de Desarrollo Económico del Banco Mundial imparte capacitación continua a funcionarios de gobierno, está abordando problemas prioritarios del medio ambiente mundial como: la pérdida de la diversidad biológica, el cambio climático, el agotamiento del ozono y la contaminación de las aguas internacionales.

Protocolo de Kyoto

El Protocolo de Kioto, es un instrumento jurídico internacional enfocado a combatir el cambio climático. Representa los compromisos contraídos por los países industrializados, cuyo objetivo es reducir sus emisiones de algunos gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global.
En 1991, el Consejo autorizó a la Comisión para que interviniera, en nombre de la Comunidad Europea, en los tratos sobre la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. La Comunidad Europea confirmó la Convención en 1993.

La Convención contribuyó de manera significativa a la fijación de los principios base de la atención al problema contra el cambio climático. Asimismo, contribuyó a fortalecer la conciencia pública, a nivel internacional, sobre los problemas relacionados con el cambio climático. Sin embargo, la Convención no considera compromisos cuantificables por países respecto a la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero.

La Comunidad Europea firmó dicho Protocolo en 1998, y para 2001 el Consejo Europeo de Laeken confirmó la decisión de que el Protocolo de Kioto fuera vigente antes de la cumbre mundial de desarrollo sostenible de Johannesburgo.

El Protocolo significa un avance fundamental en la contienda contra el calentamiento global, ya que contiene objetivos obligatorios y cuantificados de reducción de gases de efecto invernadero.

Para alcanzar los objetivos, el Protocolo presenta una serie de medios:
• Reforzar políticas nacionales de disminución de las emisiones;
• Cooperación de países miembros (intercambio de experiencias, conexión de las políticas nacionales a través de permisos de emisión, aplicación conjunta y mecanismo de desarrollo transparente).

Comisión Mundial del Medio Ambiente y el Desarrollo y el Informe Brundtland

La Comisión Mundial para el Medio Ambiente y el Desarrollo de la ONU dio a conocer en 1987, el libro “Nuestro Futuro Común” (nombre del Informe Brundtland) que fue el primer intento de reducir la confrontación entre desarrollo y sostenibilidad tutelada por la doctora noruega Gro Harlem Brundtland. Su principal móvil fue proponer los mecanismos para revertir los problemas ambientales y de desarrollo mundial. Tal documento postuló que la protección del ambiente dejó de ser una preocupación nacional para convertirse en un problema global. También señaló que el desarrollo y el ambiente no son cuestiones separadas. Finalmente, indica que el desarrollo deja de ser un problema único de los países que no lo tenían. Como el deterioro ambiental es consecuencia tanto de la pobreza como de la industrialización, ambos debían tener un nuevo panorama. La relevancia de este informe no sólo reside en el hecho de postular el concepto de desarrollo sostenible (o desarrollo sustentable), definido como aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones; sino que éste fue incluido a todos los programas de la ONU y sirvió de base, por ejemplo, a la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro en 1992.

En la Declaración de Río se indican los derechos y las obligaciones de los países respecto de principios básicos sobre el medio ambiente y el desarrollo. Incluye rubros como: la incertidumbre en el medio científico no implica demora para la adopción de programas de protección del medio ambiente; los países deben aprovechar sus propios recursos; pero sin causar daños al medio ambiente de otros países; la erradicación de la pobreza y la reducción de las desigualdades en los niveles de vida en todo el mundo son fundamentales para el desarrollo sostenible, y la participación de la mujer es necesaria para lograr el desarrollo sostenible.

El desarrollo sostenible y la ONU

La Organización de la Naciones Unidas pretende lograr el "desarrollo sostenible" sin poner en peligro el medio ambiente. Para tal fin crea, en 1972, el Programa de las Naciones Unidas sobre el Medio ambiente (PNUMA), cuyo objetivo es promover actividades medioambientales y concientizar a la población sobre la importancia de mantener el medio ambiente.

La Organización de las Naciones Unidas lleva a cabo tratados internacionales que auxilien a preservar el medio ambiente; así, en 1992, la ONU llevó a cabo la "Cumbre para la Tierra", en la cual se generó el "Programa 21", que es un plan de acción que propone las medidas para lograr un desarrollo sostenible. En esta Cumbre, se describieron los derechos y deberes de los países en materia de medio ambiente.

Asimismo, se abordaron las cuestiones relacionadas con la protección de los bosques; cambio climático y la diversidad biológica; la desertificación, entre otros.

En 1997, se celebró la "Cumbre de Río+5", cuyo objetivo principal fue analizar la ejecución del "Programa 21", aprobado en la Cumbre de 1992.

En la Cumbre de 1997 se firmaron diversos acuerdos que se incluyeron en la carta final de la sesión.
En 2002, se celebró la "Cumbre de Johannesburgo", organizada por las Naciones Unidas, fue la reunión internacional más importante en donde se trató el desarrollo sostenible. Su tema principal fue cómo mejorar al ambiente global para asegurar la conservación de la vida a largo plazo, para lo cual se trataron temas esenciales para garantizar la sostenibilidad de la tierra.

En la Cumbre de Johannesburgo colaboraron representantes de distintos grupos de la sociedad, como: Funcionarios de Gobierno y Jefes de Estado; Organizaciones no gubernamentales; Empresas e industrias; Poblaciones indígenas; Trabajadores y sindicatos, entre otros. Tratándose puntos como: erradicar la pobreza y elevar el nivel de vida; producción y consumo sostenibles; gestión sostenible de los recursos naturales; seguridad alimentaria y agricultura; energía; etc. La Cumbre finalizó con la "Declaración de Johannesburgo", en donde se confirmaron los esfuerzos para trabajar en pro del desarrollo sostenible.

En la Cumbre de Río de 1992 se presentó y firmó la "Convención Marco de la Naciones Unidas sobre el Cambio Climático", en la que los países industrializados se comprometieron a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

A pesar del avance alcanzado con esta Convención, se hizo evidente que era indispensable lograr un acuerdo más efectivo. Por ello en 1997 en Kyoto, Japón se llegó a un protocolo en el que los países desarrollados se comprometen a reducir sus emisiones colectivas de gases de efecto invernadero. Este documento es fue llamado "Protocolo de Kyoto".

La ONU acordó en la Cumbre para la Tierra de 1992 el "Convenio sobre la Diversidad Biológica". El Convenio exige a los Estados a conservar la diversidad biológica y que utilicen de forma sostenible los recursos naturales. Asimismo obliga a que se compartan los beneficios generados de los recursos genéticos.

La protección de las especies endémicas se garantiza a través de la "Convención de 1973 sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora".

El Informe Brundtland

Documento conocido como Nuestro futuro común -Informe Brundtland-, elaborado por varias naciones, encabezadas por la doctora Gro Harlem Brundtland, aprobado por la Asamblea General de la ONU, en 1987; se utilizó por primera vez el concepto de desarrollo sustentable: “...el desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

En este tenor, el documento plantea que desarrollo y medio ambiente van unidos, pues existe una correspondencia mutua entre desarrollo y medio ambiente, al mismo tiempo que pone en entredicho un crecimiento económico que no considere las grandes pérdidas ambientales irreparables.

El medio ambiente no existe como esfera separada de las acciones humanas, (…) La palabra "desarrollo" también ha sido reducida (…) como lo que "las naciones pobres deberían hacer para convertirse en más ricas. Pero el "medio ambiente" es donde vivimos todos, y el "desarrollo" es lo que todos hacemos al tratar de mejorar nuestra suerte en el entorno en que vivimos. Ambas cosas son inseparables.

Muchas formas de desarrollo extenúan los recursos del medio ambiente en los que deben basarse, y el deterioro del medio ambiente puede socavar el desarrollo económico. (…) Es, por tanto, inútil tratar de encarar los problemas ambientales sin una perspectiva más amplia que abarque los factores que sustentan la pobreza mundial y la desigualdad internacional. (ONU, 1987, p. 18).

El documento reflexiona sobre la relación existente entre el desarrollo, el medio ambiente y la política, puesto que quienes toman las decisiones en las que se ven involucrados estos tres elementos son los países industrializados, cuyas políticas repercuten en las demás naciones.

Además, las cuestiones de desarrollo han de ser consideradas como decisivas por los dirigentes políticos que perciben que sus países han alcanzado un nivel hacia el cual otras naciones han de tender. Muchos de los caminos de desarrollo que siguen las naciones industrializadas son verdaderamente impracticables, y las decisiones en materia de desarrollo que toman estas naciones, debido a su gran potencia económica y política, tendrán una repercusión profunda sobre la capacidad de todos los pueblos de mantener el progreso humano para las generaciones venideras. (ONU, 1987, p. 12).

Inmersa en la problemática planteada se ve reflejada la pobreza y la cuestión demográfica, de tal forma que según el documento “Muchas cuestiones críticas de supervivencia están relacionadas con un desarrollo desigual, con la pobreza y con el crecimiento de la población”. (ONU, 1987, p. 12).
Sumado a lo anterior, la Comisión planteó la acción política como forma de administrar los recursos del medio ambiente, que conduzcan al progreso y supervivencia duraderos, de tal forma que las tanto las generaciones actuales como las futuras tengan dicha seguridad. (ONU, 1987, p. 16).

Debido a la relación establecida entre pobreza, desigualdad y degradación medioambiental, se presenta como alternativa el crecimiento económico.
“Una nueva era de crecimiento económico, un crecimiento que sea poderosa a la par que sostenible social y medioambientalmente (…) que ha de fundarse en políticas que sostengan y amplíen la base de recursos del medio ambiente y creemos que ese crecimiento es absolutamente indispensable para aliviar la gran pobreza que sigue acentuándose en buena parte del mundo en desarrollo. (ONU, 1987, pp. 13, 16).

En este orden de cosas, se requiere que un desarrollo sostenible y duradero para que continúe a las siguientes generaciones.

27. Está en manos de la humanidad hacer que el desarrollo sea sostenible. El concepto de desarrollo duradero implica límites (…) -que imponen a las recursos del medio ambiente el estado actual de la tecnología y de la organización social y la capacidad de la biósfera de absorber los efectos de las actividades humanas-. Pero tanto la tecnología como la organización social pueden ser ordenadas y mejoradas de manera que abran el camino a una nueva era de crecimiento económico (…). El desarrollo duradero exige que se satisfagan las necesidades básicas de todos y que se extienda a todos la oportunidad de colmar sus aspiraciones a una vida mejor. (ONU, 1987, p. 23).

No obstante, el desarrollo duradero, sostenible es visto como un proceso en el que intervienen diferentes factores entrelazados entre sí. Asimismo, la voluntad política que involucra a los gobiernos es una condición para lograrlo.

30. Pero en último término, el desarrollo duradero no es un estado de armonía fijo, sino un proceso de cambio por el que la explotación de los recursos, la dirección de las inversiones, la orientación de los progresos tecnológicos y la modificación de las instituciones se vuelven acordes con las necesidades presentes tan bien como con las futuras. No pretendemos afirmar que este proceso sea fácil o sencillo. Al contrario, será preciso hacer selecciones penosas. Por ello, en último análisis, el desarrollo duradero deberá apoyarse en la voluntad política. (ONU, 1987, p. 24).

Simultáneamente, pobreza, demografía, desarrollo y medio ambiente representaron para la Comisión un tema central al establecer determinadas conexiones entre estos elementos:
10. Muchas tendencias del desarrollo actual hacen que sea cada vez mayor el número de personas pobres y vulnerables, y deterioran el medio ambiente. ¿Cómo podrá tal desarrollo ser de utilidad para el mundo del siglo próximo, que duplicará el número de habitantes y deberá valerse del mismo medio ambiente? (…) nos dimos cuenta de que hacía falta un nuevo camino de desarrollo que sostuviera el progreso humano no solamente en unos pocos lugares y durante unos pocos años, sino ya en todo el planeta y hasta en el distante futuro. De esta manera el "desarrollo duradero" se convierte no sólo en un objetivo de las naciones "en desarrollo", sino también de las naciones industriales. (ONU, 1987, p. 18).

Por otra parte, la Comisión no deja de lado la necesidad de involucrar también al sector privado:
La Comisión se dirige también a las empresas privadas, desde los negocios que cuentan con un solo hombre hasta las grandes empresas multinacionales que tienen un volumen total de ventas superior al presupuesto de muchas naciones. y que tienen las posibilidades de realizar cambios y mejoramientos trascendentales. (ONU, 1987, p. 16).

La Comisión señala la importancia de la participación conjunta de los ámbitos internacional, las organizacional y gubernamental para abordar las cuestiones de desarrollo y medio ambiente con sus respectivas implicaciones.

9. El mandato de la Comisión le señala tres objetivos: reexaminar las cuestiones críticas del medio ambiente y el desarrollo y formular propuestas realistas para encararlas; proponer nuevas formas de cooperación internacional acerca de esas cuestiones que influencien las políticas y acontecimientos en la dirección de los cambios que hacen falta; y aumentar el nivel de comprensión y compromiso para la acción por parte de los individuos, las organizaciones voluntarias, el mundo de los negocios, los institutos y los gobiernos. (ONU, 1987, p. 18)

Otros elementos complementan lo expuesto por el documento, éstos son: los recursos para los pobres, su participación en el crecimiento económico, la participación ciudadana en el ámbito nacional y la democracia a nivel internacional; elementos que ya plantean la organización de la sociedad a nivel mundial en relación con el medio ambiente.

28. La satisfacción de las necesidades esenciales exige no sólo una nueva era de crecimiento económico para las naciones donde los pobres constituyen la mayoría, sino la garantía de que estos pobres recibirán la parte que les corresponde, de los recursos necesarios, para sostener ese crecimiento. Contribuirán a tal finalidad los sistemas políticos que aseguren la efectiva participación de los ciudadanos en la adopción de decisiones en el plano nacional y una mayor democracia en la adopción de decisiones a nivel internacional.

29. El desarrollo duradero a nivel mundial exige que quienes son más ricos adopten modas de vida acordes con medios que respeten la ecología del planeta, en el uso de la energía. (…). (ONU, 1987, p. 23).



La visión de satisfacer las necesidades presentes sin comprometer la capacidad de satisfacer las necesidades futuras

El índice de crecimiento poblacional y el índice de consumo de los recursos se sustentan directamente en las actividades económicas de los individuos, como son: la agricultura, la industria, la pesca y el comercio exterior. Estas actividades impactan los ecosistemas del planeta.

Por lo que a raíz de la primera Revolución Industrial y el impacto paulatino que tuvo en el medio ambiente, junto con el creciente florecimiento del capitalismo del carbón y su máquina de vapor; hasta su máxima potencia con la producción y consumo en masa basados en el taylorismo-fordismo, y en el uso del petróleo y la electricidad como fuentes energéticas, puso un cambio radical en el uso de los recursos naturales renovables y no renovables, así como sus efectos. (Foladori, et al., 2005, p. 31)

Los primeros indicios de una crisis ambiental se vieron reflejados a finales de los sesenta mediante la producción informes científicos, y tuvo una instancia decisiva en la Conferencia sobre el Medio Humano, de la ONU, realizada en Estocolmo (Suecia, 1972), en torno a la cual se plantearon diferentes formas de entender y asumir el problema por parte de los países desarrollados y los países en desarrollo. (Foladori, et al., 2005, p. 32).

La declaración de la ONU aprobada en Estocolmo, representa claramente la posición del ambientalismo moderado, que es el primer antecedente de la formulación del objetivo del desarrollo sustentable que la ONU consolidara en 1987 (Brundtland). El documento base de la reunión, llamado Only One Earth: the Care and Maintenance of a Small Planet, elaborado por René Dubos y Bárbara Ward, asume lo ambiental en sentido amplio, no limitado a lo biofísico, por lo que integra como compatibles los objetivos tradicionales del desarrollo y la necesidad de cuidar el medio ambiente. En ese sentido, a pesar de la fuerte influencia ecologista-ecocentrista con que aborda la crisis ambiental, la ONU adopta una posición antropocentrista, estableciendo que el cuidado de los recursos no es un fin en sí mismo, sino un medio para favorecer o posibilitar el desarrollo y la mejora de las condiciones de vida de la sociedad, que permita superar la pobreza. (Foladori, et al., 2005, p. 43).

Posteriormente a inicio de los setenta, surge una corriente ecologista conservacionista, representada en una serie de trabajos hechos por biólogos y ecólogos que convergen en la tesis de los límites físicos y la propuesta de crecimiento cero, paradigmáticamente formulada en el Primer Informe al Club de Roma, la cual tiene sus antecedentes en la escuela clásica en los planteamientos de Malthus y David Ricardo. (Foladori, et al., 2005, p. 38).

Los planteamientos contemporáneos más destacados de la necesidad del crecimiento cero en el momento de la crisis ambiental actual fueron las ideas de Kenneth E. Boulding, de Paul y Arme Ehrlich, las expresadas en El manifiesto por la superviviencia, de Goldsmith, y Los límites del crecimiento, de Meadows. Sin embargo, el artículo donde presenta su tesis más específica es The Economics for the Coming Spaceship Earth, publicado en 1966, donde parte de la premisa de que en el futuro la economía tendrá que concebirse como un sistema cerrado, lo cual supondrá aceptar que la abundancia ilimitada es sólo aparente; y establece los elementos precursores del concepto de sustentabilidad, tales como la preferencia de mantener el stock total de capital, en lugar de aumentar el PIB. (Foladori, et al., 2005, p. 39)

Sin embargo, el autor más importante en esta corriente del pensamiento ambientalista fue Paul Ehrlich, profesor de biología de la Universidad de Stanford, planteaba la necesidad de limitar la población mediante una política de control con definición previa de lo que podría ser el tamaño óptimo de una población estable. (Foladori, et al., 2005, p. 40).

Otra respuesta alternativa a las anteriores, estuvo dada por la corriente del ecodesarrollo, la cual surgió en la lucha política por definir un nuevo orden mundial, frente a la idea de los límites del crecimiento y la propuesta de transitar hacia una economía estacionaria divulgadas por el Club de Roma, planteando la propuesta de nuevos "estilos de desarrollo" basados en el potencial ecológico de las diferentes regiones y en las capacidades propias de los pueblos del Tercer Mundo. (Foladori, et al., 2005, p. 45).


Las visiones de la globalización en el Desarrollo Sustentable

Desde sus inicios, el desarrollo del capitalismo, trajo consigo la expansión de los mercados. En el siglo XV, con el descubrimiento y conquista de América por occidente; los recursos naturales les fueron expoliados a los pueblos americanos, creándose una estrecha relación colonial de explotación y abismal desigualdad. Un gran contraste entre dos mundos; mientras uno proporciona recursos naturales y humanos, el otro acumula capital sobre esa base.

Mientras los europeos viven un acelerado desarrollo económico, los americanos se engloban a través del subdesarrollo, tomando siempre como referente a la civilización occidental.

En la historia contemporánea, la globalización ha vinculado a las naciones con el contexto internacional; las fronteras nacionales que antes delimitaban espacios soberanos han sido rebasadas por la globalización. Varios autores consideran la globalización como un proceso multidimensional que se caracteriza por el aumento de los flujos económicos y financieros a escala internacional, basado en las nuevas tecnologías de la comunicación e información. Asimismo, ha definido el cambio en las relaciones culturales, político-institucionales con grandes repercusiones en el medio ambiente.

Ante la aparente novedad de la globalización, es necesario remontarse a sus orígenes en la conformación del pensamiento científico moderno, en la forja de la razón económica y en el ascenso del capitalismo mercantil hacia su actual fase ecológica global.

En este sentido, la actual globalización económica se presenta como una etapa más desarrollada del proceso de acumulación e internacionalización del capital. (Leff, 2005, p. 2).

Este modelo tiene como soporte principal la teoría neoclásica, la cual se basa primordialmente en el crecimiento; no considera posible ni compatible un crecimiento menor con una mejor distribución de la riqueza, que además favorezca un entorno ecológico menos agresivo para el ser humano.

Es importante señalar las tres instituciones principales que gobiernan este proceso: al FMI, el Banco Mundial y la OMC, con el fin de conocer los elementos integradores de la globalización. La orientación keynesiana del FMI, que subrayaba los fallos del mercado y el papel del Estado en la creación de empleo, fue reemplazada por la sacralización del libre mercado en los ochenta, como parte del nuevo «Consenso de Washington»7 —entre el FMI, el BM y el Tesoro de EE UU sobre las políticas correctas para los países subdesarrollados— que marcó un enfoque completamente distinto del desarrollo económico y la estabilización. (Stiglitz, 2002).

Cabe destacar, que algunos autores han caracterizado el proceso de globalización en varios aspectos, en este caso, Ibañez (et al., 2009), opina lo siguiente:
1) Tecnológico, se caracteriza por la creación de un nuevo espacio virtual global como consecuencia de la informática, las telecomunicaciones, el desarrollo de nuevas tecnologías de transporte, control y gestión de procesos;
2) Económico, se corresponde con la internacionalización de los mercados de consumo, los procesos productivos y consecuentemente de las empresas, en la concentración del capital en una minoría de empresas multinacionales y con la creación de un sistema financiero transnacional;
3) Cultural, los elementos culturales se conectan de una nación a otra a través de los medios masivos de comunicación que permiten la difusión de la información simultáneamente, de tal forma que se exportan globalmente todos los elementos culturales que coexisten en el mundo;
4) Político-institucional, a través de una progresiva construcción de nuevas regulaciones multipolares de las relaciones políticas internacionales dentro de un espacio de jerarquías y hegemonías, sostenidas, en ciertas condiciones, y en algunos casos mediante el uso de la fuerza militar y,
5) Físico-ambiental establecida en la evaluación del impacto sobre el medio ambiente que implica la expansión global de un sistema productivo y su impacto sobre la naturaleza y los recursos naturales.
Por sus características, la globalización se conduce por una racionalidad tecnológica unidimensional y por la racionalidad económica orientada hacia la maximización del beneficio económico en el corto plazo; esto ha traído como consecuencia la contaminación del planeta y creado una economía insustentable. (Leff, 2000, p. 35)

En el mismo orden de ideas, Leff, caracteriza a la globalización como una “sobre-economización del mundo” –el dominio de la racionalidad económica en los demás procesos de la globalización- que ha llevado a la homogeneización de los patrones de producción y de consumo, contra una sustentabilidad planetaria fundada en la diversidad ecológica y cultural. La biodiversidad aparece como zonas de reservas de naturaleza –territorios y hábitat de esa diversidad biológica y cultural–, que hoy están siendo valorizados por su riqueza genética, sus recursos ecoturísticos, entre otros. (Leff, 2005, p. 2).

Consecuentemente, la biodiversidad se ha convertido en un enorme banco de recursos genéticos que son la materia prima de los grandes consorcios de las industrias farmacéuticas y de alimentos. Por su parte, para los países y los pueblos donde se encuentran localizadas las áreas de mayor biodiversidad, ésta representa, por una parte, el referente de significaciones y sentidos culturales que son perturbados cuando son transformados en valores económicos; por otra parte, la biodiversidad es la expresión del potencial productivo de un ecosistema, ante el cual se plantean las estrategias posibles de su manejo sustentable, así como las formas de apropiación cultural y económica de sus recursos. (Leff, 2005, p. 2).

Partiendo de las consideraciones anteriores, la globalización ha propiciado la formación de grandes monopolios con libre acceso a la explotación y mercantilización de los recursos naturales del planeta, ha reubicado el papel del mercado mundial; la concentración y centralización del poder tecnológico, financiero, político y militar en pocas manos y países, impulsando una globalización desde arriba.
Cabe destacar que, a nivel mundial existen aproximadamente unas 70 000 empresas multinacionales con más de 690 000 filiales en el extranjero. El Centro de Empresas Transnacionales de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés), definió 25 empresas bajo el concepto de globales, según el criterio de: porcentaje de ventas en el extranjero sobre el total, activos en el extranjero sobre el total y empleado en el extranjero sobre el total. El origen de estas empresas son los países industrializados: Estados Unidos, la Unión Europea, Japón, Reino Unido, Países Bajos, Francia, Alemania, Suiza y Hong Kong; entre éstas destacan General Electric, Ford, General Motors, British Petroleum. (Ibañez, et al., 2009).
En este contexto, esta clase de empresas se extienden por el mundo en busca de recursos humanos, infraestructura y recursos naturales.

La globalización se ha difundido a escala planetaria a través de ajustes estructurales llevados a cabo en la década de los 80 afectando la carga fiscal, las tasas de interés en los créditos a pequeños propietarios, el costo de bienes y servicios en las zonas marginadas, y dieron pie a medidas legislativas que condujeron a la privatización de las selvas, tierras y aguas comunales que antes eran de los campesinos pobres, quienes se empobrecieron aún más. Y es en esta misma década que se da a conocer la contraparte en el Informe Bruntdland “el desarrollo que responde a necesidades del presente sin comprometer la capacidad de generaciones futuras a responder las de ellas”.
No está demás agregar que el concepto sustentable surge en este contexto contemporáneo en que la naturaleza deja de ser un objeto del proceso de trabajo para ser codificada en términos del capital. La sustentabilidad se inscribe en las luchas sociales contra los efectos adversos de la globalización al ser humano y al planeta, en busca de un uso racional y benéfico a la vida, es decir por una racionalidad ambiental.

“El principio de sustentabilidad emerge en el contexto de la globalización como la marca de un límite y el signo que reorienta el proceso civilizatorio de la humanidad. La crisis ambiental vino a cuestionar la racionalidad y los paradigmas teóricos que han impulsado y legitimado el crecimiento económico, negando a la naturaleza”. (Leff, 2004, p. 17).

Desarrollo Sustentable: Teoría del Sistema-Mundo (Wallerstein)

La obra de Immanuel Wallerstein sobre la dinámica del sistema-mundo aportó una nueva perspectiva de estudio en que la unidad de análisis es el "sistema-mundo" en su totalidad, en su amplia dimensión geográfica; contemplando las dinámicas supranacionales derivadas del funcionamiento del sistema-mundo capitalista global considerado como un todo. A diferencia del Estado Nación como unidad de análisis que se ha tomado como referente para el estudio de las sociedades modernas, limitándose a procesos nacionales específicos. A decir del autor, el sistema-mundo es un sistema social que tiene fronteras, estructuras, grupos miembros, reglas de legitimación, y coherencia. (Aguirre, 2007, p. 22).

El estudio del moderno sistema-mundo, parte de la expansión de la economía-mundo capitalista como un “sistema social total”. Wallerstein sostiene una visión histórica al abordar el estudio del presente y el pasado, considerando los acontecimientos, las coyunturas y las estructuras de larga duración histórica.

Asimismo, busca comprender los procesos que caracterizaron a la economía capitalista en Europa durante el siglo XVI y cómo fue que ésta se extendió uniendo a las otras economías-mundo hasta conformar el actual sistema-mundo.

En este contexto, el capitalismo adquirió una distribución y orden jerárquico que orientó al mundo en diferentes direcciones, por un lado, un pequeño grupo de países que concentraron la riqueza, estableciéndose de esta forma el centro del sistema, con Estados fuertes e imperialistas; por otra parte, un punto intermedio con pocos países de riqueza intermedia constituyéndose la semiperiferia con Estados medios y por último, la mayoría de los países –pobres y explotados- que forman la periferia, con Estados coloniales, dependientes, débiles o subordinados. (Aguirre, 2007, p. 24).

Al mismo tiempo, Wallerstein parte de un punto de vista histórico para analizar los sistemas-mundo sustentado en tres ideas fundamentales: un sistema económico integrado a nivel mundial: un sistema político basado en estados soberanos independientes jurídicamente -al mismo tiempo formando parte de un sistema interestatal- y un sistema cultural legitimador, llamado geocultura. (Martínez, 2011).
Con relación a la situación actual del capitalismo, Wallerstein observa una situación de crisis terminal, múltiple y de orden profundo y civilizatorio, que alcanza el aspecto ecológico, determina la lógica dominante de la relación hombre-naturaleza, al mismo tiempo que el aspecto cultural y las estructuras actuales del conocimiento, así como el plano tecnológico, económico, social y político. (Aguirre, 2007, p. 39).

En consecuencia, el análisis de los sistemas-mundo va a subrayar la cada vez más preocupante crisis ecológica que vive el mundo actual; puesto que los medios tecnológicos que pudieran revertir y resolver estos problemas no son rentables dentro de la limitada lógica de la acumulación de capital. (Aguirre, 2007, p. 40).

De igual manera, el enfoque del análisis de los sistemas-mundo va insistir en las distintas manifestaciones de la cada vez más aguda crisis económica mundial, que también se manifiesta en la desigualdad económica y social.

Finalmente, a decir de Wallenstein, en el sistema mundo estamos ante una zona espacio-temporal que traspasa múltiples unidades políticas y culturales, una zona integrada de actividades e instituciones que obedecen a reglas sistémicas.

Las posturas críticas en el plano sistémico (Marx, CEPAL, Tercermundismo)

a) Marx
Karl Marx es considerado uno de los críticos más importantes de la Economía Clásica, ya que ésta no explica las causas subyacentes del capitalismo y las contradicciones internas al sistema, donde “el trabajador se va haciendo más pobre cuanta más riqueza produce (…) se convierte en una mercancía cada vez más barata cuantas más mercancías crea”; y es aquí donde, bajo los conceptos de valor, valor trabajo (tiempo de trabajo socialmente necesario), plusvalor; que Marx analiza la devaluación de los trabajadores, que se da cuando se produce en proporción directa al valor creciente de las mercancías, y en el proceso los trabajadores se enfrentan con los objetos de su trabajo (mercancías) como cosas sobre las que, una vez acabadas, ellos ya no pueden ejercer ningún control ni poseer ninguna propiedad. (Ekelund & Hébert, 1999, p. 283).

Asimismo, el desarrollo para Marx es un proceso de cambio de formaciones sociales a través del desarrollo de las fuerzas productivas. Una formación social es concebida como el modo de producción vigente conjuntamente con una superestructura. La superestructura está constituida por aquellas relaciones sociales que no son relaciones de producción, así como por la conciencia social, mientras que el modo de producción es definido como el conjunto de las relaciones de producción a asociadas a un determinado tipo de propiedad de los medio de producción. (Bifani, 2007, p. 48).
La teoría evolucionista de Marx explica este desarrollo como un proceso de cambio de una sociedad a otra mediante la transformación de las fuerzas productivas; formaciones sociales contenidas dentro de un modo de producción y una superestructura. Es el desarrollo de estas fuerzas productivas las que modifican las relaciones del hombre con la naturaleza, esto a su vez modifica el proceso de interacción de la sociedad con la naturaleza.

El hombre se apropia de la naturaleza en una actitud de transformación y apropiación para dar paso al desarrollo de la sociedad; sin embargo, dicha dominación no debe ser entendida como una actitud depredadora de la naturaleza, o de una explotación irrestricta, sino de un adecuado manejo del sistema natural con vistas a la satisfacción de las necesidades humanas (Bifani, 2007, p. 50). No obstante, en el sistema capitalista esto deja de ser contemplado en el momento en que el motor de la producción deja de ser la satisfacción de dichas necesidades, para dar paso al incremento desmedido de la ganancia.

La actitud de dominación o de explotación que se asocia a la visión reduccionista orientada a la utilidad inmediata, prescindiendo de los efectos globales y de largo plazo de la actividad económica, se traduce en una acción predatoria de la naturaleza, e irresponsable en relación a las consecuencias que dicha acción tiene sobre el proceso de desarrollo de la humanidad. La preocupación marxista por la naturaleza no es por la naturaleza en sí, sino en tanto sustrato de toda actividad económica. (Bifani, 2007, p. 51).

Este proceso de desarrollo es entendido por la teoría marxista como un proceso progresivo de un estado a otro cualitativamente diferente, cuyo movimiento surge de las contradicciones internas del sistema, la dinámica tiende a eliminar estas contradicciones mediante un proceso de adaptación y transformación. El primer enfrentamiento dialéctico que induce al desarrollo de la sociedad se da entre el hombre y la naturaleza, en el proceso social de transformación de la naturaleza mediante el trabajo. Esta acción modificadora del hombre sobre el ambiente natural se traduce en la creación de un ambiente artificial que provoca reacciones en el sistema natural, cuya conducta se altera frente a los estímulos y acciones provenientes del sistema social. (Bifani, 2007, p. 52).

El énfasis en las leyes naturales que defendían los economistas clásicos, como una forma de explicar la realidad social, es reemplazado por la teoría marxista por la búsqueda de leyes propias del sistema socioeconómico, que rigen su proceso de cambio y transformación:

“…La sociedad actual no es algo pétreo e inconmovible, sino un organismo susceptible de cambio y sujeto a un constante proceso de transformación…”. (Bifani, 2007, p. 53).

Esto implica que las leyes que rigen el funcionamiento del sistema en un momento dado, no son necesariamente válidas en otro.



b) CEPAL
Ante las dificultades económicas en América Latina para competir en el mercado internacional, Raúl Prebisch presentó en la primera sesión de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina) en 1948 su trabajo “El desarrollo económico de América Latina y algunos de sus principales problemas”, en el que se presentó la teoría económica estructuralista, como nuevo paradigma en la ciencia económica.

Prebisch demostró lo equivocado de la tesis neoclásica del comercio internacional, según la cual todo aumento en la productividad conduce al descenso de los precios de las mercancías, con lo cual América Latina por su baja productividad, se vería favorecida por el descenso de los precios en los países de mayor productividad, ya que el comercio se realiza entre países con diferentes niveles de productividad. El trabajo de Prebisch demostró que la relación de precios se movió en forma adversa a la periferia, de manera contraria si los precios hubiesen declinado conforme al descenso del costo provocado por el aumento de la productividad. (Gutiérrez Garza, 2008, p. 24).

A partir de este momento, surgió la concepción de la economía estructuralista diferenciada en los polos centro y periferia; unidos por una relación macroeconómica fundamental: el deterioro de los términos de intercambio.

El análisis de la CEPAL parte de la división internacional del trabajo en que las economías subdesarrolladas se especializaban en productos primarios y escasa tecnología, de tal forma que los países periféricos mostraban dificultad para integrarse al progreso técnico; en tanto que los países del centro se especializaban en la exportación de productos manufacturados con precios al alza, con una notable diferencia de los precios de los productos agrícolas. (Itziar Aguado Moralejo, 2009, p. 97).
La teoría de la CEPAL tiene una importancia decisiva, ya que su planteamiento fue hacer frente a ese intercambio desigual a través del incremento en la producción, así como activar una adecuada legislación social para fortalecer las instituciones sindicales y elevar progresivamente el salario real. Estas medidas estaban orientadas a crear las condiciones estructurales y sociales para enfrentar la desigualdad de ingresos entre el centro y la periferia. Consecuentemente, la CEPAL planteó como estrategias a seguir en ese momento:

• la industrialización por sustitución de importaciones en primer término, para después complementarla con la política de extraversión y el desarrollo de las exportaciones,
• función del Estado como idea fuerza del desarrollo,
• impulsar a la clase empresarial,
• política de estímulo al ahorro interno y a la inversión.
(Gutiérrez Garza, 2008, p. 24).

La trascendencia de la teoría de la CEPAL, que deja ver una orientación keynesiana -a pesar de su estancamiento en la década de los sesenta, provocado por las limitaciones externas que conllevaba el modelo de sustitución de importaciones- fue propugnar el desarrollo propio y la soberanía nacional, expansión del mercado interno y elevar el nivel de vida de la población; y a largo plazo minimizar la desigualdad en las relaciones comerciales centro-periferia. (Gutiérrez Garza, 2008, p. 24)


c) Tercermundismo
Se le conoce como Tercer Mundo al conjunto de países menos desarrollados que se sitúan geográficamente al sur del planeta (generalmente), por eso se habla frecuentemente de un diálogo entre norte-sur, donde el norte representa al grupo de países desarrollados.

A raíz de la segunda guerra mundial surgieron un gran número de estados dependientes del viejo mundo imperial e industrializado, como gran parte de América Latina, los cuales se agruparon con el nombre de “Tercer Mundo”5, para distinguirlos de los países capitalistas desarrollados del “primer mundo” y los países comunistas del “segundo mundo”. Estos países aspiraban llegar al “desarrollo”, pero no estaban convencidos que el capitalismo de mercado, o la libre iniciativa de la empresa privada doméstica se lo fuera a dar. Posteriormente, durante la guerra fría evitaron unirse a cualquiera de los dos sistemas, para procurar mantenerse al margen de una latente tercera guerra mundial. (Hobsbawm, 2010, p. 359).

Sin embargo, al parecer estos países “no alienados” no se opusieron por igual a ambos lados durante la guerra fría, ya que algunos líderes del movimiento Bandung (nombre de su primera conferencia internacional en Bandung, Indonesia, 1955) eran ex revolucionaros anticolonialistas radicales, que se consideraban socialistas a su manera (es decir, no soviéticos), simpatizantes de la Unión Soviética, así como para recibir su apoyo económico y militar. Mientras que Estados Unidos buscaba aliados entre los elementos más conservadores del Tercer Mundo: Irak (antes de la revolución de 1958), Turquía, Pakistán e Irán, que conformaron la Organización del Tratado Central (CENTO); Pakistán, Filipinas y Tailandia conformaron la Organización del Tratado del Sureste Asiático (SEATO), ambas pensadas para completar el sistema militar antisoviético cuyo pilar principal era la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). (Hobsbawm, 2010, p. 359)

Con este nuevo movimiento a favor de un nuevo orden económico mundial y la propuesta del Club de Roma de nuevas formas de desarrollo basado en el potencial económico de las diferentes regiones y en las capacidades propias de los países “no alineados”, fue avalado por la Carta de Derechos y Deberes Económicos de los Estados, aprobada por la Asamblea General de la ONU en 1974, que corroboraba el derecho de los países del Tercer Mundo a tener control de sus recursos económicos.

Esta nueva corriente fue conocida como eco-desarrollo y adoptó parte de las críticas al concepto de desarrollo como equivalente lineal de crecimiento económico, tales como: críticas a los patrones de consumo dominantes, a los sistemas y escalas de producción, a los estilos tecnológicos, que suponían la actitud predatoria sobre los recursos naturales; mediante la autodeterminación, escalas de producción reducidas, la preferencia por los recursos renovables frente a los no renovables y por las tecnologías blandas, que proporcionara la conservación ambiental. (Foladori, et al., 2005, p. 45)

Durante la primera reunión del consejo de administración del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), celebrada en Ginebra en junio de 1973, donde Maurice Strong acuñó el término “eco-desarrollo”; cuyo propósito era compatibilizar la economía con la ecología con modelos alternativos de desarrollo, autodeterminados y autocentrados, pensados y construidos desde la óptica de los sometidos y marginados del orden mundial, que prestaran atención en las situaciones de pobreza, marginación social, cultural y política, todo esto desde una óptima comunitaria y tercermundista. (Foladori, et al., 2005, p. 47).

Desarrollo Sustentable: Las teorías ortodoxas (Rostow)

Walt Whitman Rostow incursionó en los años cincuenta en las teorías del desarrollo dentro de la corriente ortodoxa, e influyó en el pensamiento oficial sobre el desarrollo de los años 50´s a 70´s con su teoría sobre las etapas del desarrollo. Su objetivo era aplicar la teoría económica a la historia económica y entender el interjuego que tienen las fuerzas económicas con otras fuerzas presentes en las sociedades. En su visión teórica, la mejor unidad de estudio para la historia económica, no es la nación, sino el área comercial formada por diferentes países. (Gutiérrez R., 2004, p. 296).

En su concepción sobre el desarrollo, presente en su obra El proceso de crecimiento económico (1967), plantea la existencia del crecimiento económico en la evolución completa de las sociedades. Esta noción de crecimiento económico es una simple manifestación de los resultados totales de una sociedad que une las variables económicas centrales a los aspectos no económicos del pensamiento social.

En Las etapas del crecimiento económico (1961), propone el papel crucial de la política en las primeras fases de la modernización. Asimismo, sostiene que el crecimiento económico surgido a fines del siglo XVIII era diferente de los sucedidos en otros periodos de expansión previos, debido al impacto directo y regular de la revolución científica, las invenciones y las innovaciones. (Gutiérrez R., 2004, p. 297). Asimismo, sostiene que los países con menos desarrollo se encuentran en una situación de retraso transitorio, inevitable dentro del proceso histórico de cada sociedad.

Existen cinco etapas comunes en los países con menos desarrollo:
1. Sociedad tradicional (precientífica, agricultura de subsistencia);
2. Creación de las condiciones previas al despegue (aparece la ciencia y la tecnología, el campesino produce más, condiciones previas para la industrialización, expansión del comercio);
3. Despegue: se impulsa una rama de la industria y genera ganancias (textil, ferrocarril, alimentos, sustitución de importaciones) la tasa de inversión supera la tasa de población. Si la tasa interna es insuficiente, se invita a participar al capital extranjero para propiciar una transferencia masiva de capitales y así lograr el desarrollo; (Gutiérrez Garza, 2008, p. 23).
4. Camino a la madurez: nuevas industrias, técnicas modernas, proceso autosostenido, sobresalen los grupos modernizantes de la sociedad;
5. Etapa del consumo de masas: los gobiernos proporcionan bienestar público, migración a zonas suburbanas, consumo de bienes duraderos, crece el sector servicios. (Carvajal Villaplana, 2007, p. 396).

Dicho enfoque es, supuestamente, aplicable a todos los países subdesarrollados, para que mediante dichas etapas las sociedades puedan pasar al desarrollo. Bajo este punto de vista, el subdesarrollo es una etapa previa al desarrollo. (Carvajal Villaplana, 2007). En cada una de estas etapas se encuentran elementos sociales, políticos y tecnológicos que repercuten en los estrictamente económicos. A raíz del enfoque de Rostow, llegó a identificarse desarrollo económico y modernización, al mismo tiempo que inspiraba el enfoque modernista, el cual no toma en cuenta los problemas relativos a los recursos no renovables ni los límites ambientales del crecimiento; (Carvajal Villaplana, 2007, p. 397) debido a esta falta de conciencia sobre los recursos, surgió en los años 70 el concepto de desarrollo sostenible.

El antecedente en los clásicos: Thomas Malthus y el Desarrollo Sustentable

Desde los inicios de la economía clásica, para Adam Smith el crecimiento económico tiene su origen en la “tierra”; es decir, la riqueza de los países residía en la acumulación de factores de producción capaces de producir bienes y servicios que conducirían al bienestar material de los seres humanos.
Para Smith, la riqueza nacional no se media por el valor de los metales preciosos, sino por el “valor de cambio del productor anual de la tierra y el trabajo del país” (Ekelund & Hébert, 1999, p. 127).
La explotación de tierras fértiles en conjunción con la productividad del trabajo conducían un crecimiento ilimitado, sin embargo, cuando éstas comenzaron a escasear, mientras la población continuaba creciendo, se llegaría a un estado estacionario.

Thomas Malthus (1798), clérigo anglicano, nació en Inglaterra en 1766 y murió en 1834; fue contemporáneo de Adam Smith y David Ricardo, y al igual que ellos se ubica en la escuela clásica; considerado como uno de los primeros demógrafos debido al profundo estudio que realizó sobre los efectos del aumento de la población sobre el crecimiento económico, plasmado en su Ensayo sobre el principio de la población; donde afirmó que la capacidad biológica del hombre para reproducirse, cuando no se ve limitada, supera los medios físicos de subsistencia y, en consecuencia, imposibilita la perfectibilidad de la sociedad humana; debido a que los seres humanos tienden a responder positivamente a un incremento en la oferta de alimentos, en términos per cápita, incrementando su reproducción; igualando o incluso sobrepasando el incremento de la producción (Ekelund & Hébert, 1999, p. 141).

No obstante, Malthus observó que el crecimiento de la población no era ilimitado y se veía frenado por diversos factores, clasificándolos en frenos positivos -tales como enfermedad, guerras, hambre, tienen incidencia positiva en las tasas de mortalidad- y por otro lado, los frenos preventivos -como anticoncepción, restricción moral y aborto- lo cuales disminuirían la tasa de natalidad.

Sin embargo, el debate moderno sobre sustentabilidad difiere del enfoque malthusiano al no considerar fenómenos ecológicos, como el calentamiento global, el cual no pudo haber anticipado Malthus; aunque no puede dejar de tomarse en cuenta el rápido crecimiento poblacional de hoy en día. Por lo que en 1998 Brander y Taylor formulan un modelo que aborda la relación entre sustentabilidad y el enfoque malthusiano; donde los elementos más importantes de dicho modelo son el stock de capital ambiental, el uso humano del capital ambiental y el crecimiento de la población (o fertilidad neta) (Brander, 2007, p. 12). Ya que, sin el uso humano del medio ambiente el suelo se restablecería, el aire se renovaría, las reservas boscosas y pesqueras aumentarían, y así sucesivamente.

La población inicia en un nivel bajo, pero crece rápidamente, por lo que, poco a poco se comienzan a agotar las reservas de capital ambiental de manera considerable; que inercialmente conlleva a una disminución en la población, y posteriormente a un restablecimiento del medio ambiente, seguido nuevamente por una recuperación de la población.

Conceptos Clave en relación al Desarrollo Sustentable

El desarrollo sustentable es el medio fundamental a través del cual las sociedades coadyuvan con los gobiernos a mantener el equilibrio de los recursos consumidos para avanzar hacia el desarrollo sostenible futuro, a la vez que mejoran su propio beneficio. Representa agregar cada vez un mayor valor a los productos y servicios, consumiendo menos materiales, y generando cada vez menos contaminación.

El medio ambiente natural es un tema de preocupación entre los países, debido a que, entendemos que un medio ambiente equilibrado es esencial para la calidad de vida, lo que trasciende en un mayor bienestar para todos.

Por lo anterior es que surge la necesidad de proponer soluciones al consumo indiscriminado de los recursos naturales, con el objeto de facilitar a las nuevas generaciones el poder disfrutar de un medio ambiente que satisfaga sus necesidades.

La equidad social, el crecimiento económico y la conservación del medio, son principios fundamentales de un desarrollo sustentable, circunstancia que trae como consecuencia una búsqueda permanente del equilibrio armónico entre el hombre y su sistema natural.

Ambiente
Es el conjunto de fenómenos o elementos naturales y sociales que rodean a un organismo, a los cuales este responde de una manera determinada. Estas condiciones naturales pueden ser otros organismos (ambiente biótico) o elementos no vivos (clima, suelo, agua). Todo en su conjunto condiciona la vida, el crecimiento y la actividad de los organismos vivos.

Basura
Desechos, generalmente de origen urbano y de tipo sólido. Hay basura que puede reutilizarse o reciclarse. En la naturaleza, la basura no sólo afecta el paisaje, sino que además lo daña; por ejemplo puede contaminar las aguas subterráneas, los mares, los ríos etc.

Biodiversidad
Se entiende así a la variedad y la variabilidad de organismos y los complejos ecológicos donde éstos ocurren. También puede ser el número diferente de estos organismos y su frecuencia relativa. Situación ideal de proliferación y diversidad de especies vivas en el planeta. Todas las especies están interrelacionadas, son necesarias para el equilibrio del ecosistema, nacen con el mismo derecho a vivir que el hombre, y a que sea respetado su entorno natural.

Bioenergía
Es la energía que se puede aprovechar de la biomasa. Por ejemplo, se puede comprimir paja y restos de madera o aprovechar el gas y el excremento de los establos.

Biotecnología
Es el proceso de técnicas biológicas de manipulación genética de los organismos, encaminado a la producción de bienes y servicios, utilizando organismos (incluyendo al hombre), parte de esos organismos (células, genomas, genes) o productos (enzimas, proteínas y metabolitos secundarios entre otros), lo que trae como consecuencia un avance científico para el desarrollo de las especies.

Calentamiento global
Es la alteración (aumento) de la temperatura del planeta, producto de la intensa actividad humana en los últimos 100 años. El incremento de la temperatura puede modificar la composición de los pisos térmicos, alterar las estaciones de lluvia y aumentar el nivel del mar.

Desarrollo sostenible
Es aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades. Al mismo tiempo que distribuye de forma más equitativa las ventajas del progreso económico, preserva el medio ambiente local y global y fomenta una auténtica mejora de la calidad de vida.

Ecosistema
Complejo dinámico de comunidades vegetales, animales y de microorganismos y su medio no viviente que interactúan como una unidad funcional.

Recursos renovables
Son aquellos bienes que existen en la Tierra y que no se agotan, tales como el aire, el viento, el agua del mar. Se reproducen solos o con la ayuda del hombre.

Recursos no renovables
Son aquellos bienes que existen en la Tierra en cantidades limitadas. En su mayoría son minerales tales como el petróleo, el oro, el platino, el cobre, el gas natural, el carbón, etc.

Sostenibilidad
Proceso de racionalización de las condiciones sociales, económicas, educativas, jurídicas, éticas, morales y ecológicas fundamentales que posibiliten la adecuación del incremento de las riquezas en beneficios de la sociedad sin afectar al medio ambiente, para garantizar el bienestar de las generaciones futuras. También puede denominarse sustentabilidad.


Definiciones básicas sobre desarrollo sustentable

Se le llama desarrollo sostenible o sustentable a aquél que es capaz de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos naturales ni el medio ambiente para el bien de las futuras generaciones.

Esta definición es la del informe de la Comisión Brundlandt. La señora Brundlandt es la primera ministra de Noruega y el año 1990 recibió el encargo de la ONU de redactar un primer informe para preparar la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro.

Otras definiciones son como las que proponen D. Pearce, A. Markandya y E.B. Barbier, en las cuales se establece que en una sociedad sostenible no debe haber:
• Un caída no razonable de cualquier recurso
• Un deterioro significativo a los sistemas naturales
• Una caída de la estabilidad social

Una definición más, se debe a H. Daly, quien propone que una sociedad sostenible es aquélla en la que:
• Los recursos no deban ser utilizados a un ritmo superior al de su ritmo de regeneración.
• No se emitan contaminantes a un ritmo superior al que el sistema natural sea capaz de neutralizar.
• Los recursos no renovables se deban utilizar a un ritmo más bajo que el que el capital humano creado pueda reemplazar al capital natural perdido.


Desarrollo Sustentable: Origen del problema

La imposibilidad de la especie humana para vivir en concordia con el medio ambiente, así como la gran interacción entre el hombre y el sistema natural, son los grandes problemas medioambientales actuales. Hoy en día, ninguna especie, excepto el hombre, ha conseguido modificar tan radicalmente y en tan poco tiempo, las características propias del planeta.

Dichos problemas de esa interacción son los siguientes:
• Explosión demográfica y sus desigualdades.
• Efecto invernadero.
• Destrucción de la capa de ozono.
• Deterioro del paisaje.
• Preservación de la biodiversidad.
• La erosión, la desertización y la destrucción de la selva.

Y a nivel local:
• El sistema de producción.
• El agua.
• Los residuos generados por las actividades domésticas.
• Suministro energético.
• El sistema de transportes

La biósfera está constituida por agua, suelo, atmósfera, flora y fauna, con energía que provee el sol. Una parte de la biósfera es viva (plantas y animales) y la otra es inerte (minerales, aire y agua). Tanto las partes vivas y como las inertes interactúan en comunidades auto reguladas llamadas ecosistemas.
La biósfera proporciona recursos, algunos de ellos son consumidos en forma directa, otros son usados como materias primas o fuentes de energía que se emplean en la producción de bienes y servicios.

Hay dos tipos principales de recursos:

Recursos renovables
Son los que pueden seguir existiendo a pesar de ser consumidos por la humanidad; a través de procesos de regeneración natural. Las plantas y los animales, naturalmente, se reproducen y vuelven a crecer; el oxígeno, el hidrógeno, el carbono y el nitrógeno son reciclados constantemente por organismos vivos, en procesos tales como la fotosíntesis, la respiración, la fijación de nitrógeno y la descomposición orgánica.

Recursos no renovables
Son los que, -en una escala de tiempo- no se pueden regenerar por medio de procesos naturales. Por ejemplo, combustibles fósiles (carbón, petróleo, gas), minerales y otros materiales.

El modelo económico
El funcionamiento del sistema económico actual es el responsable de los problemas generados tanto a escala del planeta como local. Este modelo no tiene en cuenta que la capacidad de crecimiento económico es finita, ni tampoco tiene en cuenta las limitaciones del sistema natural que están llevando al planeta a un deterioro ecológico irreversible.

La inflación, el déficit público, la deuda pública acumulada, la productividad, entre otros, son indicadores que miden la situación de un sistema desde un factor económico, prescindiendo de los demás factores.

Algunas propuestas de nuevos parámetros podrían ser, a partir de las sugerencias incluidas en los informes de "La situación en el Mundo" del Worldwatch Institute4, los que se indican a continuación:
• Utilización de fuentes energéticas renovables
• Indicador de eficiencia energética
• Materiales reciclables
• Residuos industriales
• Crecimiento poblacional
• Superficie sostenible
• Transporte sostenible
• Biodiversidad
• Desigualdad social
• Precariedad laboral
• Integración étnica


¿Qué es el desarrollo sustentable? Precisión del uso del término

El concepto de desarrollo sustentable, se hizo conocido mundialmente a partir del informe "Nuestro Futuro Común", publicado en 1987 con motivo de la preparación a la Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, realizada en Río de Janeiro, Brasil, en 19922. El informe fue también conocido como Informe Brundtland, debido a que la Comisión encargada de su publicación fue liderada por la ex ministra noruega Go Harlem Brundtland.

El término desarrollo sostenible o sustentable, se aplica al desarrollo económico y social que permite enfrentar las necesidades del presente sin poner en peligro la capacidad de futuras generaciones, y así, satisfacer sus propias necesidades.

Algunos de los factores clave del desarrollo sustentable, son: el crecimiento poblacional, la demanda energética, el cambio climático, la escasez de recursos y del agua, y el manejo de residuos.

La distribución desigual de los recursos es uno de los problemas que se presentan cuando analizamos el concepto de desarrollo sustentable o sostenible. Algunos recursos como el agua, el carbón o el petróleo no están distribuidos homogéneamente en todo el planeta. Tampoco el nivel del consumo de estos es homogéneo, existiendo grandes diferencias entre países e incluso entre habitantes de un mismo país.

Los recursos desde la perspectiva de la especie humana:
El agua, los alimentos y el oxígeno son los recursos principales desde la perspectiva biológica del hombre.
El agua es imprescindible para la vida y además cualquier actividad humana requiere su empleo y su carencia limita las posibilidades de presencia humana. Los alimentos son igualmente importantes ya que presentan a la vez la fuente de materia y energía.
Además de estos recursos se incorpora la biodiversidad que no ha sido muy conservada y el 60% de los ecosistemas del mundo que soportan toda la vida en la tierra están ahora degradados o en camino de serlo.
El espacio se considera un recurso necesario y se constata la existencia de problemas en los hacinamientos que se producen en las grandes ciudades.

Conceptos Clave en Responsabilidad Social Empresaria

BPC
Buenas Prácticas Corporativas.

Derecho ambiental
Es el conjunto de normas jurídicas que regulan las conductas humanas que pueden incluir de una manera relevante en los procesos de interacción que tienen lugar entre los sistemas de organismos vivos y sistemas de ambiente mediante la generación de efectos de los que se espera una modificación significativa de las condiciones de existencia de dichos organismos.

Diario Oficial de la Federación
El Diario Oficial de la Federación es el órgano del Gobierno Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, que tiene la función de publicar en el territorio nacional: leyes, reglamentos, acuerdos, circulares, órdenes y demás actos expedidos por los poderes de la Federación, a fin de que éstos sean observados y aplicados debidamente en sus respectivos ámbitos de competencia.

Instrumentos de Política Ambiental
Son el conjunto de acciones que se diseñan para lograr la ordenación del ambiente. Éstos instrumentos, se dividen en preventivos y correctivos, se destacan algunos preventivos.

Inversión Socialmente Responsable (ISR)
La inversión socialmente responsable es la incorporación de criterios éticos, sociales y ambientales al proceso de toma de decisiones de inversión, de modo complementario a los tradicionales criterios financieros de liquidez, rentabilidad y riesgo.

Legislación Ambiental
Conjunto de normas jurídicas que tienen que ver con actuación de los individuos y los grupos humanos, en relación con el ambiente. Es componente de la Gestión Ambiental.

Ley Federal al Ambiente (LFPA)
Regula los efectos de las actividades humanas sobre los recursos naturales, el manejo de residuos sólidos y las descargas, integrando la perspectiva de protección a la salud.
Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Medio Ambiente” (LGEEPA)
También llamada “Ley Ecológica”, es inclusiva y abarca todos los Medios (aire, agua, tierra, manejo y eliminación de residuos sólidos) y considera:
• La conservación de los Recursos Naturales.
• La zonificación ecológica.
• Y, los problemas de contaminación ambiental en general.


Normas Oficiales Mexicanas (NOM)
Las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) son regulaciones técnicas que sirven para garantizar que los servicios que contratamos o los productos o servicios que adquirimos cumplan con parámetros o determinados procesos, con el fin de proteger la vida, la seguridad y el medio ambiente.

Responsabilidad Social
Es la integración voluntaria por parte de las empresas de las preocupaciones laborales, sociales y del medio ambiente en sus operaciones comerciales y en su relación con sus interlocutores.

Stakeholders
Es un individuo o grupo de individuos que tiene intereses directos e indirectos en una empresa que puede ser afectado en el logro de sus objetivos por las acciones, decisiones, políticas o prácticas empresariales, ya que éstas tienen obligación moral con la sociedad y éstas obligaciones se conocen como RSE.

Legislación sobre la responsabilidad social

Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y Desarrollo


Evolución de la Legislación Ambiental

La ley es una base instrumental con alcance operacional en cuanto a las herramientas que crea y pone a disposición de la comunidad e Institucional por la estructura de gestión que establece y desarrolla.
En este punto se hace una semblanza de la Legislación Ambiental en México.
En sus orígenes la legislación ambiental en México se integra con ordenamientos cuya relevancia ambiental es casual, así tenemos:
• Ley de Pesca (1925)
• Ley Forestal (1926)
• Les de Aguas de Propiedad Nacional (1934)
• Les de Conservación del Suelo (en los 40´s), enfocada al manejo de los recursos naturales relacionados con las actividades productivas del medio rural.

Durante muchos años el deterioro ambiental era aceptado como un mal necesario, ni el Estado, ni el Sector Privado lo tenía entre sus prioridades. Enfocaban sus esfuerzos principalmente al aumento de exportaciones, al incremento de la Producción entre otras. A partir que los problemas Ambientales se agudizan se considera que el Estado debe desempeñar un rol más activo para solucionar esta problemática. Surge la necesidad de establecer y destacar la Normatividad Ambiental.

Bases Constitucionales

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos es la base de la Legislación que protege al Medio Ambiente.
En 1938 se reforman los artículos 4, 25 y 27 incorporando nuevas ideas:
• Articulo 4.- Establece el derecho de toda persona a la “Protección de su salud”.
• Artículo 25.- Establece las condiciones de apoyo económico a sectores públicos y privados para la “Conservación de los Recursos Naturales y el Medio Ambiente95”.
• Artículo 27.- Incorpora de manera estricta la idea de “Protección Total del Medio Ambiente”.
• Los Artículos 25 y 26 establecen la obligación del Estado de organizar un sistema de planeación participativa.
• El Artículo 27, establece “La Nación tendrá en todo el tiempo el derecho de imponer a la propiedad privada las modalidades que dicte el interés público, así como el de regular, en beneficio social, el aprovechamiento de los elementos naturales susceptibles de apropiación”… El propósito de este texto es de garantizar la distribución equitativa de la riqueza pública y preservarla. Por lo que e introduce al principio de “conservación” de los Recursos Naturales.
En 1987 se reforman los artículos 27 y 73.
• Los Artículos 27 y 73 incorporan el concepto “Preservación, Conservación y Restauración del Equilibrio Ecológico” se establece el “Deber del Estado a la Protección del Medio Ambiente”96.
En 1992 se reforman los artículos 25 y 26.
• En el primer párrafo del Art. 25 de la Constitución se establece una importantísima facultad del gobierno, acerca de que “corresponde al Estado la Rectoría del Desarrollo Nacional para garantizar que este sea integral y sustentable”…
• En el Art. 26 se establece el fundamento para que la administración Pública Federal formule el Plan Nacional de Desarrollo y los programas Sectoriales Regionales y Especiales (Ley de Planeación), así como la Obligación del Sector Público Federal de planear y conducir sus actividades con sujeción a los objetivos y prioridades de la Planeación Nacional del Desarrollo (Ley Orgánica de la APF).

Por ser la Constitución la base de la Legislación Ambiental, se consideró importante incluir algunos artículos y las reformas a estos, para destacar la inclusión paulatina de términos ambientales hasta planear el desarrollo sustentable.

Gobierno Corporativo, responsabilidad social y otros participantes

Según Ángel Jiménez Pensado en su investigación “Propuesta de un Modelo de Rentabilidad Financiera en el Tercer Sector” define al Gobierno Corporativo como “(…) empresas que mantienen una comunicación efectiva con las partes involucradas en su desarrollo y término de la producción, a éste grupo de personas que intervienen en la vida económica de la empresa se les llama Stakeholders, y cuando todos ellos son atendidos y valorados nace el Gobierno Corporativo (…)”. Es decir, si la empresa tiene el flujo de información suficiente como para saber en dónde está y hacia dónde se dirige, también si mantiene lazos de cooperación entre la sociedad y el sector gubernamental.

Otra definición de Gobierno Corporativo se presenta en el trabajo de Alberto Lafuente, Et Alt. “Responsabilidad Social Corporativa y Polítcas Públicas” y en palabras de USS (Universities Superannuation Scheme) como “un buen gobierno corporativo supone una adecuada gestión de los impactos sociales y medioambientales, adecuados estándares RSC, en suma. Los impactos sociales y medioambientales de aquellas compañías que fracasan en el adecuado gobierno de éstos asuntos pueden resultar en unos mayores costes operativos, daño reputacional y la consiguiente pérdida de confianza y toma de decisiones en consecuencia por parte de los accionistas de la compañía”.

Responsabilidad Social
En 2001 surge el término “objeto de estudio” en el Libro Verde sobre Responsabilidad Social de las Empresas publicado por la Comisión de las Naciones Europeas.
• Es la integración voluntaria por parte de las empresas de las preocupaciones laborales, sociales y del medio ambiente en sus operaciones comerciales y en su relación con sus interlocutores.

Ésta definición se puede complementar con la idea expresada por algunos autores que definen otro contenido de la Responsabilidad Social Corporativa:
• La obligación de los directivos de desarrollar las políticas empresariales, tomar las decisiones o emprender las acciones más acorde con los objetivos y valores de la sociedad.

Los participantes en el Gobierno Corporativo y Responsabilidad Social son los siguientes:

Socios o dueños
En el ámbito de las relaciones con accionistas, la formalización de políticas en el ámbito de la RSC supone el establecimiento de un conjunto de principios relativos a gobierno corporativo, de acuerdo a prácticas reconocidas internacionalmente, y la adopción de sistemas de gestión que acompañen a dichos principios.

Empleados.
Respecto a las relaciones con empleados, la adopción de políticas formales supone, entre otras, la formalización de políticas y sistemas de gestión de acuerdo a lo especificado en los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo, en la Declaración Universal de Derechos Humanos, la existencia de códigos de conducta, declaraciones de principios y políticas formales de elaboración interna que incluyan asuntos como libertad de asociación, horario de trabajo, trabajo infantil y forzado o salarios. En un escalón inferior, la formalización supone la existencia de sistemas de gestión para asuntos tales como la salud y seguridad en el empleo, incluyendo objetivos cuantitativos y cualitativos, programas de igualdad de oportunidades, programas de equilibrio de la vida familiar y laboral, formación programas de gestión participativa, etc.

Gobierno Federal, Estatal o Municipal.
La formalización de políticas en el ámbito del medio ambiente ha de seguir los mismos criterios: existencia de una política medioambiental formal, que ha de ser aplicable a, idealmente, el conjunto de las actividades de la organización, y sistemas de gestión que apoyen dicha política formal. Estos sistemas de gestión han de estar basados en mejores prácticas sectoriales internacionales y se refieren, entre otros, al establecimiento de objetivos específicos, cuantitativos y cualitativos, la realización de auditorías internas y externas, establecimiento de criterios medioambientales en la relación con proveedores y programas destinados a la minimización de impactos en áreas consideradas clave.

Clientes

Respecto a los clientes, se valora la existencia de políticas formales en el ámbito de la calidad, satisfacción de clientes y prácticas de marketing y promoción y la existencia de programas de calidad. Uno de los asuntos considerados clave en este ámbito es la relación de la compañía con los reguladores públicos en materia de defensa de la competencia.

Proveedores
Respecto a los proveedores la formalización de políticas RSC implica la extensión por parte de la compañía de la cultura RSC a su cadena de proveedores y el establecimiento de sistemas de gestión para el seguimiento del grado de cumplimiento de los proveedores sobre esos asuntos.




Comportamientos socialmente responsables
Empleados
• Formación continua
• Delegación y trabajo en equipo

• Transparencia y comunicación interna
• Balance trabajo-familia
• Diversidad de la fuerza laboral
• Política de retribuciones transparente y coherente
• Igualdad de oportunidades y contratación responsable
• Participación en beneficios y en el capital
• Empleabilidad y perdurabilidad del puesto de trabajo
• Seguridad e higiene en el puesto de trabajo
• Procesos de recolocación

Accionistas
• Retribución del capital
• Transparencia informativa
• Inversiones éticas
• Código del Buen Gobierno

Gestión de procesos productivos
• Ahorro consumo de energía
• No emisiones contaminantes

Clientes, proveedores
• Productos y servicios de calidad, fiables a precios razonables
• y competidores Selección y relaciones de colaboración con proveedores
• Colaboración y alianzas con competidores

Comunidad local y comunidad global
• Aportación al desarrollo local
• Colaboración con proyectos comunitarios

• Suscripción de convenios internacionales de colaboración



La responsabilidad social en el ejercicio financiero

Según el estudio de Ángel Jiménez Pensado en los últimos años, los mercados financieros se han visto impulsados a valorar la Responsabilidad Social Corporativa [RSC] y la ética empresarial. Ésto debido a los grandes quebrantos y crisis que se han dado en los últimos años; empresas demasiado grandes para quebrar, empresas demasiado grandes para salvar.

Si antes se hablaba de la Inversión Socialmente Responsable (ISR) como una estrategia nicho, hoy existen políticas de Buenas Prácticas Corporativas [BPC] que hacen referencia a la introducción de los mercados financieros responsables. Las empresas que incorporan comportamientos sostenibles en políticas de RSC, medioambientales y a la vez, de buen gobierno corporativo son preferidas por los inversionistas.

En éste sentido, es más común encontrar cada vez más prácticas corporativas sostenibles, como indicadores para gestionar el riesgo y buscar inversiones a medio y largo plazo. De hecho, la ISR está considerada como uno de los tipos de inversión más dinámicos e innovadores de la industria de los fondos de inversión alrededor del mundo. A tal grado que, él no ser ético puede resultar perjudicial para la cuenta de resultados de la empresa.

Cada vez es más frecuente que los inversionistas premien con sus decisiones de inversión a las empresas sostenibles. Cuestiones como el buen gobierno, el medio ambiente o factores sociales son ahora tan importantes como la gestión económica en el mercado financiero.

En los años 90´s, la ISR comenzó a extenderse lentamente al principio y cada vez más rápidamente después en los últimos cinco años. Su crecimiento en Europa ha sido colosal y está comenzando a despegar en Japón. Actualmente, este movimiento mundial recibe muchos nombres. En el Reino Unido se le llama inversión ética. En Europa se le conoce normalmente como inversión sostenible y como inversión triple-bottom line o de triple resultado al igual que en EEUU, en Japón se llama eco-inversión.

Sea cual sea su nombre o la cuestión de interés concreta en la que se centre, son cuatro los aspectos fundamentales que caracterizan éste amplio y heterogéneo movimiento (Lydenberg, 2000). Éstos cuatro aspectos son inversión, compromiso, transparencia y colaboración los cuales se exponen a continuación.

1. La ISR es invertir los activos financieros siguiendo criterios sociales y medioambientales.
o Los filtros pueden ser negativos: por ejemplo, no invertir en tabaco porque es nocivo, o en fabricantes de armas nucleares.
o Pueden ser positivos: por ejemplo, buscar las empresas con un historial positivo en cuanto a relaciones con los trabajadores o a la diversidad.
o Pueden ser filtros del tipo premiar al mejor: por ejemplo, evaluar las prácticas medioambientales de las empresas fabricantes de componentes electrónicos y seleccionar para invertir en ellas, a las que presenten mejor historial medioambiental.

2. Compromiso social es utilizar el accionariado para implicar a la dirección de las empresas en el diálogo y la comunicación directa que lleven a promover el cambio social positivo.
o Informar sobre las condiciones laborales de los trabajadores en los países extranjeros donde subcontratan.
o Adoptar estándares medioambientales globales.
o Dejar de vender alimentos que contengan ingredientes modificados genéticamente.
o Congelar el salario de los altos ejecutivos cuando una empresa está despidiendo a sus trabajadores
o Eliminar compensaciones excesivas de la dirección
o Admitir consejos de administración independientes.
o Permitir medidas anti-absorción.

3. Transparencia Corporativa es recopilar, publicar y evaluar los datos sobre los efectos de las empresas en nuestra vida cotidiana.
o CSR Europe, anteriormente llamada la Red Empresarial Europea para la Cohesión Social (European Business Network for Social Cohesion) en conjunto con la Comisión Europea, exigió una mayor información corporativa y publicó el perfil social de 46 grandes firmas europeas. Entre estas firmas estaban Renault, Deutsche Bank, Unilever y las españolas Telefónica y Endesa.
o La iniciativa de Información Global80 (GRI por sus siglas en inglés) es un esfuerzo que se está llevando a cabo desde EEUU para desarrollar un estándar aceptable internacionalmente para la presentación de datos sociales y medioambientales por parte de las empresas.

4. Colaboración es la cooperación entre el gobierno y las empresas de proyectos sociales y medioambientales. Se trata de que el gobierno utilice medios distintos de las leyes y normativas para influir en que las empresas emprendan el cambio social positivo.

La transparencia es un componente esencial en el debate sobre la RSC81 , ya que contribuye a mejorar sus prácticas administrativas y de comportamiento. Al mismo tiempo que permite a las empresas y a terceras partes cuantificar y difundir los resultados obtenidos.

Existen diferentes herramientas o instrumentos de RS que permiten implementar prácticas socialmente responsables. Sin pretender privilegiar ni excluir ninguna, podemos mencionar, solo a manera de ejemplo, las siguientes:
• Código de conducta: es un documento que describe los derechos básicos y los estándares mínimos que una empresa se compromete a respetar en sus relaciones con sus trabajadores, la comunidad y el medio ambiente (respeto a todos los derechos humanos y a los derecho laborales, entre otros).
• Código de ética: contiene enunciados de valor y principios de conducta que norman la relación entre los integrantes de la empresa hacia el exterior de ésta.
• Informe o reporte de RS; es un informe preparado y publicado por la empresa midiendo el desempeño económico, social y medioambiental de sus actividades comunicándolo a sus stakeholders.
• Inversión socialmente responsable (ISR): la ISR reúne todos los elementos para integrar criterios extra-financieros, medioambientales y sociales, en las decisiones de inversión en carteras o portafolios bursátiles.
• Normas para los sistemas de gestión; permiten a la empresa tener una visión clara sobre el impacto de sus actividades en los ámbitos social y medioambiental para la mejora continua de sus procesos.
• Indicadores de resultados económicos: ante clientes, proveedores, empleados, accionistas y sector público.
• Indicadores de resultados ambientales: sobre materiales, energía, agua emisiones, basura, productos, servicios y reclamaciones.
• Indicadores de resultados sociales: acerca de prácticas laborales y responsabilidad integral sobre el producto.
• Guías o principios: principios o lineamientos que orientan a la empresa en la construcción de un marco social, ético medioambiental que apoye y financie la gestión de su negocio alineado con valores universalmente reconocidos.
• Pacto mundial: el Pacto Mundial84 es una iniciativa del Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan. Lanzado en enero de 1999, es un llamado a las empresas del mundo entero para que participen en la construcción de una sociedad global más justa. La mayoría de los gobiernos nacionales del mundo han aceptado estos principios. Por tanto, se alude con frecuencia como “principios universales”.

Entonces la ISR nace de la participación responsable de las partes integrantes de un negocio, haciendo la cadena de valor más participativa en las decisiones de la empresa. Por una parte tenemos a los accionistas que invierten en capitán social con el objetivo de obtener rendimientos, voz y voto en las decisiones de la empresa. Otro grupo de poder viene dado por los directivos de la empresa y su equipo de consultores que en uso de sus votos fiduciario participan en las asambleas de accionistas. Éstos a su vez están regulados por un gobierno corporativo que se encarga de vigilar y salvaguardar los intereses de todas las partes involucradas en el negocio. Juntas, todas las partes están involucradas, impulsan la ISR.

En EEUU como en Europa el público inversionista observa cada vez más un vínculo en la ISR y la correcta gestión de la empresa. Recordemos que la investigación hasta ahora sobre la RSC, la ISR y el gobierno corporativo nace de una creciente búsqueda de alternativas de negocio para cubrir la falta de confianza de los mercados financieros en las empresas resultado principalmente de los escándalos que se han suscitado en los últimos años.

Uno de los aspectos que muestra claramente esta nueva tendencia es la relación de nuevos índices o ratings llamados sustentables o de sostenibilidad. Con el objetivo de medirla rentabilidad de aspectos intangibles como el ser socialmente responsable y el cuidado al medio ambiente (integrando procedimientos alternos de producción y administración de nuevas tecnologías, las llamadas BPC, etc.)

Algunos ejemplos de estos índices es el llamado FTSE Corporate Governance que viene a completar la gama de índices FTSE4Good, que valoran aspectos éticos, sociales y medioambientales. En ésta misma línea Standard & Poor´s creó un rating de gobierno corporativo y Core Ratings, llamado también Fitch Ratings que es una de las agencias que se dedica a analizar RSC en empresas que implementan en sus índices.

El Financial Times Stock Exchange (FTSE4Good) reúne, desde 2001, un conjunto de índices diferenciados por su cobertura (Reino unido, Europa, Estados Unidos y Global). Un consejo de administración independiente realiza la gestión del índice y controla los criterios de preselección. Para que una empresa sea incluida en el FTSE4Good debe demostrar que cumple con las buenas prácticas en cuanto a derechos humanos, relaciones con las partes interesadas (stakeholders) y sostenibilidad medioambiental de su actividad.

Por su parte la división de investigación llamada Sustainable AssetManagement (SAM por sus siglas en inglés) y que analiza cada año cerca de 1.000 empresas del Dow Jones World Index (DJWI, creado en 1999) actualmente cuenta con índices globales analizándolas de manera anual los cuales se acompañan de un control constante de la sostenibilidad; por lo cual, pueden ser excluidas en cualquier momento si se reduce su calificación. Se tiene en cuenta aspectos como el control sobre la gestión de riesgos o el desarrollo del capital humano de una determinada compañía, hasta la retención de talentos o resultados medioambientales destacados en sus estados financieros.



Artículos más populares

Archivo de Artículos

BUSCAR

Búsqueda personalizada

Politicas...

Todos los artículos presentes en esta web fueron recopilados de diferentes fuentes en internet y presuntamente son creative common, si usted es dueño de algun artículo y no quiere que esté presente en este blog, comuniquese con nosotros a nuestro mail apuntestotal@gmail.com
Politica Proteccion de Datos
eXTReMe Tracker